Elon Musk: «No deseo ser el director ejecutivo de nada»

Elon Musk,

Tesla no posee una oficina de prensa. Su director ejecutivo, Elon Musk, afirma que la compañía no la precisa.

En su rincón, al mejor estilo Donald Trump, él utiliza Twitter mucho más que boletines de prensa para comunicarse.

Y este viernes, Musk se encontraba en completamente en modo Twitter.

Un nuevo libro sobre el director ejecutivo de Tesla está por lanzarse.

Una historia cuenta que en 2016, cuando Tesla estaba en inconvenientes- Musk se contactó con su par de Apple, Tim Cook, para saber si querría obtener su compañía.

La anécdota añade que Musk insistió que, como una parte del trato, él debía ser escogido directivo ejecutivo de Apple, y Tim Cook lo habría mandado a ahora se conoce donde.

Sin una oficina de prensa con la que cotejar la certeza de la historia, le pregunté a Musk por Twitter si era auténtica.

Él respondió que jamás se había reunido o intercambiado mensajes con Cook.

«Hubo un instante en que solicité reunirme con Cook para hablar de la posibilidad que Apple adquiriese Tesla. No hubo absolutamente ninguna condición propuesta para esa compra. Él se rehusó a encontrarse conmigo. Tesla valía en ese instante el 6% de lo que vale hoy«.

Pero una particular revelación llegó en los retuits, cuando alguien sugirió que Musk sería un enorme jefe para Apple, y él respondió: «Yo no deseo ser directivo ejecutivo de nada».

Algo similar había dicho el mes pasado cuando tuvo que presentarse ante un tribunal.

Hablando de cómo es ser directivo de Tesla, él ha dicho: «Lo odio bastante, preferiría considerablemente más invertir mi tiempo en diseño e ingeniería».

También añadió la razón de por qué continúa al frente de la compañía: «Debo llevarlo a cabo o, claramente, Tesla va a morir«.

El hecho de que en repetidas ocasiones él afirme que no desea dirigir la empresa puede preocupar a algunos inversores.

Lo ames o lo odies, Musk tiene una visión y una personalidad que llevaron a Tesla a su éxito actual.

Por lejos, Tesla es la compañía de autos mucho más importante del mundo.

Y aun de esta forma es asombroso como regentar esta compañía no basta para Musk.

Él asimismo es el jefe de Space X, que en abril recibió un contrato de la NASA para llevar gente a la Luna.

También fundó The Boring Company en 2016, que busca revolucionar los viajes por medio de avances en la tecnología de túneles.

«Atrapado»

Musk da la impresión de ser un hombre atrapado. A él claramente lo motivan las ideas, la innovación, el ingenio; el excitante comienzo de una nueva compañía.

Pero la transición de este nuevo emprendimiento a un negocio gigante lo pone en otra situación.

El creador de Apple, Steve Jobs; los inventores de Google plus, Larry Page y Sergey Brin, y el hombre detrás de Microsoft, Bill Gates fueron todos soñadores.

Los actuales directores ejecutivos de esas compañías -Tim Cook de Apple, Sundar Pichai de Google+ y Staya Nadella de Microsoft son más que líderes capaces. Pero pocos los describirían como revolucionarios.

Elon Musk, por otra parte, proyecta la imagen de un emprendedor intrépido. Pero uno tiene la impresión que el desarrollo administrativo de dirigir una compañía, generalmente, no lo motiva.

Cohete de SpaceX

Ni el cielo fué límite para los proyectos de Musk.

De forma paralela a su exitoso desarrollo, el jefe de Tesla ha causado todo tipo de dolores de cabeza a los accionistas de la compañía.

Actualmente está siendo demandado por inversionistas que aseguran que el dinero de la empresa ha sido gastado en la adquisición del emprendimiento SolarCity que -según ellos- se está quedando sin fondos.

Al instante de ese trato, Musk tenía el 22% de las acciones tanto en Tesla como en SolarCity.

En 2018 él acordó ofrecer un paso al costado como presidente de Tesla luego de tuitear que se encontraba teniendo en cuenta retirar a la compañía del mercado de valores y volverla una compañía privada.

Elon Musk puede ser la segunda persona mucho más rica del mundo pero, extrañamente, no siente la libertad de realizar lo que él quiere.

Él es la prueba viviente que uno nunca es lo suficientemente rico para no estar en un trabajo que no disfrutas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *